AMAZONLAND
amazon

Autor: Juan Gallardo Gil de Montes

 

Todas las empresas, independientemente del sector, han tratado de adaptarse a la nueva realidad que vivimos marcada por el distanciamiento social a través de la oferta de productos vía online. Si este era un sector que cada vez iba tomando más importancia, desde marzo del pasado año, ha tomado un papel primordial en el consumo de las familias y empresas.

Al pararnos a pensar con detenimiento el impacto que ha tenido y está teniendo la crisis del coronavirus, podemos decir que prácticamente todos los sectores se han visto perjudicados fatalmente, causando la destrucción definitiva de cientos de miles de puestos de trabajos por todo el mundo. Decimos prácticamente todos porque hay contados casos en los que la pandemia no solo no ha supuesto un perjuicio, sino que ha provocado un impulso y beneficio en ciertas empresas.

Algunos de los ejemplos más claros de esto son Zoom Video, que ha visto incrementado su valor en 2020 ante la necesidad del teletrabajo y la docencia online o las plataformas de video como Netflix o HBO, cuyo uso se ha disparado a causa de los confinamientos y las restricciones de movilidad que hemos vivido.

Aunque estas empresas son dignas de mención ante tan buenos resultados obtenidos en 2020, en esta ocasión hablaremos de una empresa que ha batido récords.

Amazon en los datos

Amazon ha presentado unos resultados excepcionales para el año 2020 colocándose en la vanguardia del comercio online. La multinacional norteamericana ha logrado revalorizarse un 76% en 2020, el valor de sus acciones actualmente ronda los 3.300 dólares. Cuando comenzó la pandemia el pasado mes de marzo, el valor cotizaba en torno a los 1660 dólares, hablamos por tanto de un crecimiento del 98% en menos de un año, a día de hoy su capitalización bursátil está alrededor de 1.600 millones de dólares. Amazon ha logrado en 2020 aumentar su cifra de negocio hasta los 386.100 millones de dólares (un incremento del 38% con respecto al año anterior), de esos ingresos, el beneficio neto se eleva hasta los 21.330 millones de dólares, un 84% más que en 2019.

 

 

La razón de que Amazon haya crecido tanto en los últimos 10 meses ha sido la situación de crisis sanitaria en la que nos encontramos. Para que nos hagamos una idea, las ventas online han aumentado un 50% en el último año y el 40% de las compras online en Europa se hacen en Amazon. Si Amazon ya llevaba un crecimiento sostenido en los últimos ejercicios, la pandemia le ha dado un gran empujón. Los confinamientos periódicos que se han decretado en prácticamente todos los lugares del mundo, unidos al miedo originado por la pandemia y al cierre de todo tipo de negocios, han hecho que los consumidores se vean obligados y con la necesidad de comprar vía online. Se ha producido un “boom” en el cibercomercio que la multinacional norteamericana ha sabido afrontar de manera espléndida aprovechando la infraestructura que ya poseía para este tipo de servicio.

Además, es necesario resaltar que Amazon ha sabido diferenciarse de la competencia puesto que ha logrado la confianza del consumidor gracias, principalmente, a la celeridad en las entregas y la facilidad que supone para el cliente comprar algo en la página web de Amazon y recibirlo al poco tiempo en su domicilio.

La celeridad de la que hablamos, y que es un pilar fundamental de la compañía, ha ido optimizándose en los últimos meses ante el gran aumento de ventas que se ha producido. La empresa norteamericana ha destinado gran cantidad de recursos a mejorar, modernizar y crear diferentes centros logísticos y de aprovisionamiento para garantizar el buen funcionamiento de almacenaje y distribución.

La diversificación de Bezos

La actividad principal que Amazon ha desempeñado los últimos años ha sido la del comercio electrónico siendo esta su principal fuente de ingresos . A pesar de los excepcionales resultados que Amazon ha ido logrando, Jeff Bezos decidió ir más allá desarrollando nuevos negocios y diversificando sus actividades, estos negocios han ido tomando gran importancia en los últimos años hasta que, en el pasado 2020, prácticamente el 50% de los ingresos de la empresa norteamericana han venido de estas actividades, ingresos que se han elevado hasta los 188.700 millones de dólares. Algunas de estas actividades son la computación en la nube o la publicidad digital.

La iniciativa empresarial de la que hablamos ha permitido que Amazon desarrolle unidades de negocio diferentes a su actividad principal, penetrando en nuevos mercados tanto competitivos como poco explotados y acaparando una enorme cantidad de servicios en todo el comercio internacional. Dicha diversificación se ha ido desarrollando mediante la fusión y la adquisición empresarial, ejemplo de ello es la compra de ciertas compañías como Whole Foods (compite en el mercado minorista norteamericano con otras grandes compañías como Walmart) o IMDb.

Se especula que tras la adquisición de estas empresas, Jeff Bezos busca obtener algo más valioso que el negocio en sí y es la información de los clientes que estas poseen.

Hablamos de la información referente a los consumidores y al Big Data, que han originado gran controversia en gigantes como Facebook o Google. Jeff Bezos ha conseguido gran cantidad de dicha información a través de la compra de compañías como PillPack y la ya mencionada IMDb. La importancia de estos datos radica en que permite crear bases de datos de consumidores con comportamientos y tendencias de consumo similares facilitando la labor de publicidad y marketing y optimizando la segmentación del mercado, dado que permite personalizar la publicidad dependiendo del cliente.

Uno de los elementos con el que Bezos ha logrado crear un modelo de negocio alternativo y muy rentable, aunque no novedoso, es la suscripción. Mediante estas suscripciones consigue ofrecer a sus más “fieles” clientes diferentes servicios de música y entretenimiento, así como ofertas y privilegios especiales a través de Prime Video, permitiéndole competir con las grandes plataformas de video como son Netflix, HBO o Disney+.

Bezos dice adiós

Después de que el pasado día 2 de febrero Amazon presentara sus resultados para el año 2020, Jeff Bezos anunció que abandonará su cargo como consejero delegado en el tercer trimestre de 2021 para centrarse en proyectos más personales, 27 años después de fundar su empresa, no la deja del todo, continuará siendo presidente ejecutivo. Andy Jassy será el encargado de recoger el testigo y se pondrá al frente de Amazon para llevar a cabo una ardua tarea en un año 2021 en el que la incertidumbre sigue en el orden del día puesto que, aunque las campañas de vacunación ya han comenzado, aún es muy difícil vislumbrar el final de esta situación. A pesar de la responsabilidad del puesto, Jassy ha demostrado estar más que capacitado para asumirlo pues ya ha conseguido hazañas similares anteriormente, ejemplo de ello es su gestión en el negocio de computación en la nube AWS de Amazon donde ha conseguido un incremento del 30% en 2020 con respecto al año anterior generando 45.000 millones de dólares.

 Jeff Bezos deja la empresa en manos de un hombre de su absoluta confianza que lleva más de 20 años en la compañía y que supone una continuación de la estrategia que él mismo ha ido desarrollando.

Amazon es una compañía que ha demostrado capacidad para adaptarse a una nueva realidad completamente digitalizada y atender a las nuevas necesidades que los consumidores demandan, llega a todas partes y a todos los tipos de clientes independientemente de su capacidad económica, es el ejemplo de lo globalizado que está el mundo y de la creciente interdependencia que hay.

Amazon no solo es capaz de servir como un portal donde ofertar productos, sino que también crea y vende sus propios productos. Sin lugar a dudas, el ritmo al que esta compañía crece e innova es vertiginoso y se prevé para ella un futuro más excepcional que el presente que vive, sin olvidar a Alibaba Group e Ebay como sus principales competidores, ¿competirán estas compañías por el trono del comercio online o, por el contrario, llegarán a acuerdos de no competencia con los que mantener su porción de la tarta?

En caso de que la proyección de Amazon continúe, ¿cuántos idiomas será capaz de hablar Alexa?

Si Jeff Bezos alcanza su anhelada pretensión espacial, ¿llegarán los repartidores de Amazon hasta el espacio para entregar un paquete?

Desde luego será algo extraordinario poder observar el devenir de esta compañía en los próximos años.

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias Relacionadas

El Camino Regulatorio de las Criptomonedas

El Camino Regulatorio de las Criptomonedas

Autor: Luis Pérez Purroy La Revolución monetaria El dinero, algo tan simple y complicado. Simple para el ciudadano de a pie, herramienta por excelencia para conseguir sus objetivos. Complicada, sin embargo, es la política monetaria y cómo utilizarla para mejorar la...

Año Nuevo, gimnasios y un empujoncito

Año Nuevo, gimnasios y un empujoncito

Llega esta época del año y se suelen suceder los mismos acontecimientos (con algunas adaptaciones dado el COVID- 19): la fiesta de empresa o fin de exámenes, la cena de Nochebuena con la familia, la comida de Navidad, el salir con los amigos a tomar algo la tarde de...