Fusión entre Caixabank y Bankia

Fusión Bankia y CaixaBank

Como sabemos es conocida y notoria la fusión entre CaixaBank y Bankia.

Esto supondrá la creación del mayor banco de España en cuanto a activos (un volumen de 664.000 millones de euros) y cuota de mercado (líder en productos clave contando con un 25% en los créditos, un 24% en los depósitos y un 28% en financiación hipotecaria).

Además, la nueva entidad resultante estaría presente en 2.200 municipios siendo la única entidad en 290 de ellos.

Fuente: elaboración propia
Fuente: elaboración propia

¿Por qué ahora?

La fusión se produce en una situación de crisis e incertidumbre en la que ambos bancos buscan fortalecerse en un entorno muy competitivo.

“Estamos en un momento de disrupción, en los momentos de disrupción hay oportunidades y es necesario reaccionar”, son palabras de José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia, del pasado 18 de septiembre en el anuncio de la fusión.

Las principales razones de la fusión responden a:

  1. Rectificar la ausencia de rentabilidad, ya que esta se encuentra por debajo de los costes de capital (como en el sector financiero europeo), debido fundamentalmente a los bajos tipos de interés, que desde el año 2016 son negativos.
  2. Adaptarse a la situación originada por la pandemia del Covid-19 que ha paralizado drásticamente la recuperación económica.
  3. Responder a la total digitalización a la que se enfrenta el sector, de hecho, se espera que la nueva entidad tenga más de 10 millones de clientes digitales.

Goirigolzarri ha resaltado que la estrategia a seguir va a estar enfocada en los clientes. Para beneficio de los accionistas, se espera crear valor y aumentar la rentabilidad.

Y en cuanto a los empleados de la nueva entidad, garantiza establecer un sistema de meritocracia donde el que más trabaje y demuestre mayor capacidad verá recompensado su esfuerzo.

Gonzalo Cortázar (consejero delegado de CaixaBank) ha hecho especial hincapié en dos aspectos a tener en cuenta.

El primero de ellos es la capilaridad de la que ambos bancos gozan, factor que, al unirse con los clientes digitales, creará una red de distribución única que permitirá abarcar todo el territorio nacional.

El segundo aspecto al que Cortázar se refiere es la gran liquidez que poseerá la nueva entidad superando la media de los bancos europeos, con unos activos líquidos por valor de 128.000 millones de euros.

Composición y estructura interna

Ha habido muchas especulaciones respecto al papel y repercusión que iba a tomar cada firma en la nueva entidad, ambos bancos han permanecido en silencio pues, el haber revelado información de tal naturaleza podría haber supuesto una sanción de la CNMV.

Cada accionista de Bankia va a recibir 0,6845 títulos de la nueva entidad por cada una de las acciones que tenga.

También ha habido discusión en relación a la ubicación de la sede social, estableciéndose finalmente en Valencia, desde el punto de vista operativo habrá una doble sede en Madrid y Barcelona.

Los directivos

Atendiendo a la lógica, la alta dirección de la nueva entidad resultante va a estar formada por representantes de ambos bancos.

Por una parte, el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, será el presidente ejecutivo de la nueva formación estando limitadas sus funciones a tareas clave como la comunicación externa y las relaciones institucionales.

Por otra parte, Gonzalo Cortázar, consejero delegado de CaixaBank desde 2014, desempeñará este mismo cargo en la nueva entidad resultante encargándose de la auditoría interna y la secretaría general.

Los accionistas

En cuanto a los accionistas de la nueva entidad, cabe destacar que, a la cabeza se encontrará Criteria Caixa (sociedad holding que gestiona el patrimonio de la Caixa) con un 30% de participación, es más, esta sociedad planea adquirir 25 millones de nuevas acciones con el fin de mantener dicha participación; en segundo lugar estará el Estado a través del FROB con un 15% de participación. El 54% restante serán acciones que coticen en el mercado de valores del cual el 37% será institucional y el 17% será minorista.

El consejo de administración estará formado por 15 miembros entre los que habrá dos ejecutivos, tres dominicales y nueve independientes.

El papel del Estado en la nueva entidad

Entre los años 2010-2013, Bankia recibió 22.424 millones de euros por parte del gobierno como rescate financiero.

Esta inyección de capital se llevó a cabo a través del FROB (entidad creada a raíz de la crisis financiera de 2008) otorgando al Estado una participación del 68% en Bankia, es decir, el Estado español ha sido y sigue siendo el mayor accionista de Bankia a día de hoy. 

De ese dinero que se inyectó, el Estado ha recuperado hasta la fecha unos 3.300 millones de euros (alrededor del 14% de la deuda total), además, la fecha límite para que la participación del FROB se vendiera ha ido postergándose desde diciembre de 2017 hasta diciembre de 2021.

En el caso de llegar a esta última fecha sin que se lleve a cabo la venta de esta participación, el Estado español recibiría los dividendos correspondientes a 2020 y 2021 además del valor bursátil que tuviera la compañía en ese momento.

Se estima que en total se recuperarían unos 6.000 millones de euros, que suponen una cuarta parte de la deuda total habiéndose perdido definitivamente los otros 16.000 millones de euros.

La cuestión que surge actualmente es: ¿qué va a pasar con esa participación del FROB en Bankia cuando la fusión con CaixaBank se haga efectiva?

La respuesta sería que ese 60% de participación pasaría a ser un 15% de la nueva entidad y, por consiguiente, el Estado dejaría de ser el principal accionista tal y como se ha mencionado anteriormente.

Por otra parte, la deuda que aún Bankia tiene con el FROB se mantendría siendo la nueva entidad la deudora; aparentemente la fusión va a formar un banco mucho más competitivo y con mejores perspectivas financieras, por lo tanto, esta participación por parte del Estado podrá llegar a ser más rentable que la que ya posee.

Afectación de la fusión

La fusión entre CaixaBank y Bankia ha despertado muchas dudas y cuestiones sobre qué va a ocurrir con algunos colectivos, existe una gran preocupación por cómo se van a ver afectados los empleados de ambos bancos así como sus clientes.

Se prevé una gran incertidumbre en el sector y el cierre de muchas oficinas debido a razones de duplicidad.

Es posible que se cierren en torno al 30 % de las sucursales acabando con numerosos puestos de trabajo; se estima que se perderán entre 5.000 y 15.000 empleos que no se van a recuperar, además, existen conflictos abiertos por parte de ambos bancos referentes a cuestiones tales como las cláusulas suelo, gastos hipotecarios o preferentes.

La Adicae ha apoyado la fusión pero solo si se garantiza que estos conflictos se van a abordar llegando en muchos de ellos a acuerdos mediante arbitraje de forma extrajudicial.

Trayectoria histórica de ambas entidades

Podemos decir que ya es inminente la fusión de CaixaBank y Bankia que se haría efectiva en el primer trimestre de 2021; a continuación haremos un breve repaso por la historia de estas dos entidades.

CaixaBank

CaixaBank tiene su origen en la Caja de Pensiones para la Vejez y de Ahorros de Cataluña y Baleares, caja de ahorros fundada en el año 1904 por un abogado y un ingeniero con una aportación inicial de 87.590 pesetas de las cuales 25.000 fueron aportación del rey Alfonso XIII.

Durante los años de posguerra, la Caixa destacó gracias a su llamada Obra Social en la que se crearon 100 bibliotecas populares por toda Cataluña, así como diferentes centros educativos y médicos destinados a diferentes fines, desde guarderías hasta centros especializados en sordomudos pasando por instalaciones de cirugía.

En 1961 comenzó un proyecto pionero informatizando la entidad y colocándose en la vanguardia de este campo, esta informatización tan temprana fue clave en la expansión que experimentaría posteriormente.

Absorbió en 1980 la Caja de Barcelona manteniéndose el nombre de la Caixa.

La salida a bolsa de La Caixa se aprobó en 2007 a través de Criteria CaixaCorp; y en 2011 se crea CaixaBank como entidad financiera en la que la Caixa ha seguido desarrollando su actividad financiera de forma indirecta hasta día de hoy.

Bankia

Bankia tiene su origen mucho más cercano en el tiempo, concretamente, en julio de 2010 cuando se produjo la integración de 7 cajas de ahorros (Caja Madrid, Bancaja, Caja Canarias, Caja Ávila, Caixa Laietana, Caja Segovia y Caja Rioja) en forma de un Sistema Institucional de Protección (SIP). 

En un primer momento Bankia fue la marca comercial del BFA aunque posteriormente se constituyó como sociedad anónima con el objetivo de salir a bolsa. El BFA se quedó con los activos inmobiliarios y Bankia con la banca comercial.

Como es conocido y hemos mencionado antes, Bankia recibió hasta 22.424 millones de euros entre 2010 y 2013 experimentando un rescate por parte del gobierno, provocando así, que se disparara la prima de riesgo a máximos históricos.

La salida a bolsa de Bankia en julio de 2011 fue muy polémica principalmente por la sobrevaloración dada a sus activos y por la forma poco transparente con la que se ofertaron sus acciones.

Esto provocó que muchos de sus clientes reclamaran el dinero invertido iniciándose así una serie de procesos judiciales que han culminado recientemente con la absolución de los 34 imputados, entre ellos el expresidente de la entidad Rodrigo Rato.

A partir del año 2012, con la salida de Rodrigo Rato, se inició un nuevo proyecto liderado por José Ignacio Goirigolzarri cuya administración llega hasta día de hoy; en el año 2017, Bankia absorbió BMN por 825 millones de euros.

Conclusión

Esta unión va a suponer un antes y un después en el sector financiero español, sin ninguna duda, abre la puerta a otras entidades bancarias a unirse.

Este primer paso dado por CaixaBank y Bankia, junto a las facilidades que actualmente ofrece el BCE y a la situación de crisis en la que estamos, han creado un clima donde las fusiones bancarias van a significar algo atractivo y fructífero para los bancos, logrando que se consolide el sistema financiero español.

Se sabe que ya hay bancos que se han puesto en contacto como Unicaja y Liberbank (el anuncio de que se han puesto en contacto ha disparado el valor de sus acciones en bolsa), y otros bancos que también barajan la opción como Abanca o Sabadell.

De aquí a unos años veremos si realmente se logra consolidar el sistema financiero español o, por el contrario, se origina un oligopolio en la banca nacional.

Leave a Reply